El escritor del autobús

Trayecto 1

Y sus finos rasgos aparecieron en el vagón trasero del convoy. Tez clara, cabellos rojizos, pelo recogido y manos cuidadas ¿su mirada? decidida, dura, segura de sí misma, se sentó delante de mí y empezó a ojear el periódico ajena a mis observaciones. Permanecí unos minutos más como petrificado en mi sitio, veía su larga cola caer por el respaldo de su asiento e intentaba en vano atisbar un ápice de su fragancia, que quedaría unida a su imagen en el vergel de mis recuerdos.

–¡Ey Manu! ¿qué tal?, ¿tienes prácticas ahora?

–Sí claro –contesté al oportuno compañero que acababa de sentarse a mi lado­.

–Eran dos horas y media de ordenador, ¿verdad?

–Si… un rollazo tío.

–Jajaja que pringao, ¿sales esta noche?

–Aro  tío, iré a dar una vuelta, al salvador supongo.

–Ahí está, ¡cerveceo máximo!

Una mirada diestra me permite ver sus ojos verdes, aburrida del periódico mantiene su vista fija en un punto. Desearía acercarme a ella y hablar fluidamente de nuestras vidas, su mirada me revelaría todo lo que quiero saber y, puntuales gestos delatarían la mutua atracción entre ambos.  Pero nada es real, es solo una ilusión, un ideal imposible, a no ser…

–¡¡Illo!! –Grita mi amigo desde la puerta–  ¿no te bajas aquí?

–¿Eh?, ¡ostia sí! –Respondo levantándome súbitamente de mi asiento–Voy, voy.

Chaqueta roja, gomilla blanca, cola apretada y fina tez, son los últimos recuerdos que guardo de la que podría haber sido, mi futura mujer.

Anuncios

3 comentarios sobre “El escritor del autobús

  1. Esta me ha encantado, y me he sentido muy identificado, aunque supongo que todos hemos vivido ese momento con una persona totalmente ajena a nosotros, la cual comparte por un breve periodo de tiempo, nuestro mismo camino y con la que en un instante, varias escenas aparecen en tu mente como un futuro idilico y perfecto, hasta que uno de los dos llega a su destino y todas esas imagenes desaparecen, como el corazon dibujado en la arena tras pasar la ola sobre él. jajajaja Como puedes ver me has inspirado jajaja Sigue asi Manu, Me encanta!!

    Un abrazo!!

    Me gusta

    1. Jejeje vaya comentario Oli !! Me alegro de q t guste y si te ha inspirado algo me doy por contento, 🙂 ¿Y es real este fugaz idilio mental? Seria ella como la imagine? Hay muchas personas que sin saber xq ns fascinan y no nos da tiempo a descubrir que hay detras.

      Me gusta

      1. Pues si Manu..!! Hay personas que con una mirada, una sonrrisa, o con su simple presencia, nos producen sensaciones fuertes… y aunque sean fugaces, debemos agradecerlos como pequeños regalos que nos da la vida… ya que nos demuestra que no estamos muertos por dentro y que algo mas que celulas nos forman… jejejeje

        Un abrazo!!

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s